Cargando
página

Alerta

4 comentarios, añade el tuyo. Gracias.

Wambas dijo el 20 de octubre de 2013, 23:46

Estaba viendo el instrumento de viento y quería hacerte un comentario, pero no me salía nada salvo estupideces como hablar del juego de palabras que habías hecho y otros posibles significados de ese juego. Pero las imágenes de esos árboles no me llegaban. Y me he dicho, voy a mirar su anterior entrada, seguro que allí lo encuentro. Y efectivamente, ¡cómo me gustan tus fotos de bichos!, dicho con todo el respeto hacia esos seres que tú retratas tan dignamente. No es que las fotos de árboles no sean buenas, pero es que estas me encantan porque me cuesta ver al natural los detalles que tú enseñas de una forma tan clara en tus fotos. Perdona por ser tan sincero, y ojo, sólo es mi opinión. A unos les gustan las pelis del oeste y a otros las de gladiadores. Yo me quedo con las de risa absurda, donde esté un Aterriza como Puedas o una vida de Brian, que se quiten Gladiator o Sin Perdón (y eso que me gustaron mucho). Un abrazo

Miguel Emele dijo el 21 de octubre de 2013, 9:24

Muchas gracias, Wambas. Se agradece la sinceridad. Los instrumentos de viento no son árboles sino sólo los penachos de las cañas sin sacar el resto de la planta. Tu opinión cinéfila es tan válida como cualquiera, para mí creo que depende más bien del momento o del estado de animo.
Yo mismo me doy cuenta de que algunas fotos simplemente hacen de relleno mientras que otras reflejan oportunidades inolvidables. Por ejemplo, en la foto "Sinuosa", de la salamanquesa, yo andaba descamando la corteza de un platanero buscando bichitos como el que ves en esta foto, cuando de pronto me encontré con esa lagartija debajo de la corteza que acababa de desprender. Se quedó inmóvil y pude subir la cámara al ojo muy lentamente y tomar dos fotos. Luego bajé la mirada un momento para comprobar algo en la cámara y. plof, se esfumó. Pero ahí quedó, tan sinuosa como me la encontré. Un abrazo.

Wambas dijo el 21 de octubre de 2013, 10:44

Eres un hacha. Agradezco que me hayas descrito tu modus operandi, aunque dudo que yo me ponga a rascar la corteza de un platanero, no sea que me vaya a salir otro lagarto por ahí, jejeje

Miguel Emele dijo el 22 de octubre de 2013, 18:54

Muchas gracias, Wambas. En realidad son bichos con una boca muy pequeñita por la que no cabríamos nosotros, je,je, y además tienen más miedo de nosotros que nosotros de ellos. Que para bichos nos bastamos solos. Un abrazo.

¿Cómo puedes publicar tu comentario? Es muy fácil.

Escríbelo abajo. Selecciona identidad. Clica en 'Publicar comentario' y espera la confirmación. Muchas gracias. (También puedes usar el formulario antiguo .)






Clica en las flechas para ver más páginas o en Archivo para ir al índice